PROGRAMA DE EJERCICIOS PARA LA LUMBALGIA 👉 https://bit.ly/3jD0f4u
Comprender el lumbago o dolor lumbar así como las causas que lo producen, te será de gran ayuda a la hora de afrontar el dolor.

¿Qué es el lumbago?
El dolor lumbar puede estar determinado por multitud de factores. Es importante diferenciar los dos principales tipos de patología: lumbago agudo y lumbago crónico.
Ante eventos traumáticos o sensación súbita dolorosa el lumbago es muy discapacitante e impide caminar o moverte con facilidad, la este tipo de lumbago se la clasifica como agudo. Aunque este caso es muy común, por desgracia a menudo es tratada con antiinflamatorios y reposo sin dar una solución real al problema, favoreciendo así el lumbago crónico.
Cuando el lumbago es crónico, el paciente experimenta dolor de espalda baja intermitente que mejora o empeora según temporadas. El lumbago crónico se relaciona con degeneración de las estructuras articulares, discos intervertebrales y sobre todo con cambios complejos en los sistema de percepción del dolor. Es importante entender que el dolor crónico de espalda baja puede no estar asociado a ningún tipo de lesión, y que el dolor no siempre está acompañado de cambios degenerativos en la espalda.

¿Por qué se produce el lumbago ?
El lumbago agudo puede aparecer por distintas razones. Es común que un sobresfuerzo lleve a la fatiga muscular y se produzca una inflamación de la columna vertebral a nivel de sus articulaciones. A menudo, por sobrecargas musculares algunos músculos como el psoas o el cuadrado lumbar pueden sufrir un espasmo generando dolor. Pero no solo las sobrecargas y los esfuerzos pueden ocasionar un lumbago, las personas con baja tonificación de la columna lumbar puede presentar espasmo muscular en el cuadrado lumbar al encontrarse este demasiado débil como para afrontar las tareas a las que se le somete, como por ejemplo inclinarse hacia delante y girar para atarse un zapato, dando como resultado bloqueos y la sensación de “quedarse enganchado”.

Lumbagos agudos a repetición pueden desembocar en un lumbago crónico. El lumbago crónico es un estado causado por la respuesta al dolor de espalda baja de manera mantenida en el tiempo. Este dolor persistente puede estar asociado a la degeneración de los discos intervertebrales o a una respuesta anómala mantenida de amenaza al sistema nervioso, sin lesión evidenciable, es decir lleva tanto tiempo doliendo que aunque la «lesión» esté curada el sistema nervioso la sigue recordando, esto se conoce como sensibilización.
Por último, mencionar la importante contribución de los factores psicosociales al lumbago . El término psicosocial lo usamos para referirnos a la interacción que se produce entre un individuo y su ambiente social, laboral y familiar. Estas interacciones a su vez influyen en el comportamiento del individuo, en los niveles de estrés, en las actitudes y creencias con respecto al dolor y pueden afectar negativamente la evolución del lumbago .

¿Cuales son sus síntomas?
El principal síntoma del lumbago es el dolor de la espalda baja.
El dolor articular proviene normalmente de las articulaciones facetarias y tiende a localizarse en el centro de la espalda, en la propia columna vertebral, causa dolor en movimientos de rotación, extensión y otros.
El dolor muscular suele producirse por el espasmo de los músculos de la espalda baja. Estos músculos incluyen: cuadrado lumbar, psoas ilíaco, glúteo mayor, y paravertebrales entre otros.
Es habitual que el lumbago limite el movimiento, siendo el más afectado la flexión de tronco hacia adelante y la rotación.

¿Cómo se detecta y se diagnostica el lumbago ?
La exploración física es suficiente para determinar la presencia del lumbago . No vayas corriendo a hacerte una resonancia magnética o una radiografía. En un estudio reciente se descubrió que el uso de pruebas de imagen tempranas conducían al catastrofismo, y daban como resultado unos peores niveles de dolor y recuperación que aquellos que no habían llevado a cabo pruebas de imagen. También se ha demostrado que no existe correlación entre el dolor y los hallazgos encontrados en una resonancia magnética, y que a partir de los 40 años es muy normal encontrar desgaste a nivel lumbar, sin que esto explique la aparición de dolor.

¿Cuál es su tratamiento?
Lo más importante es que cada persona reciba un tratamiento individualizado.
La fisioterapia, los masajes, el calor, y las técnicas manipulativas pueden ser muy útiles para aliviar el dolor en las primeras etapas. Sin embargo no debes conformarte con un tratamiento meramente pasivo, y deberías realizar una rutina de ejercicios personalizada para completar el tratamiento y evitar que el episodio agudo se convierta en un lumbago crónico.
Además no podemos olvidar el resto de factores psicosociales. El descanso, tanto mental como físico es uno de los pilares de la recuperación, y su déficit puede favorecer la aparición de dolor lumbar.