3 EJERCICIOS PARA ELIMINAR EL DOLOR 👉 https://youtu.be/rV_eH33KIsk

0:00 INTRO
0:50 ¿EL TRAPECIO ES REALMENTE LA CAUSA?
1:52 RAZONES Y CAUSAS
2:51 TRATAMIENTO ADECUADO
4:22 EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO
4:56 ENCOGIMIENTOS DEL MONO
5:41 CONCLUSIÓN
6:21 OUTRO

Creo que la mayoría de las personas con síntomas en el trapecio superior primero, no sólo tienen dolor debido al músculo trapecio superior en sí, sino que también creo que tienen que hacer exactamente lo contrario de lo que a menudo se les aconseja hacer. Creo que la mayoría de los que tienen sensaciones dolorosas en los trapecios superiores necesitan cargarlos, fortalecerlos y ejercitarlos más, no menos, y no creo que necesiten estirarlos o masajearlos o pincharlos con una aguja para que se sientan mejor.
Creo que el dolor del trapecio superior, que al mismo tiempo se encuentra tenso o hiperactivo, se debe a muchas razones y causas, como el dolor referido de otras áreas, el estrés, la ansiedad, pero también debido a la falta de capacidad, tolerancia y resistencia a las fuerzas y demandas diarias que se les imponen. Creo que los trapecios superiores duelen no porque estén trabajando demasiado, sino porque no pueden seguir el ritmo del trabajo que tienen que hacer, y creo que evitar la carga de los trapecios superiores es un gran error en quienes tienen dolor en los trapecios superiores de forma continuada.

La mayoría de las personas que veo con sensaciones de dolor en el cuello y/o en la parte superior del cuello no tienen esta región lo suficientemente fuerte, sino que tienen un cuello intolerante a la carga, fatigado y/o debilitado. Por lo tanto, creo que la mayoría de las personas con sensaciones de dolor en el trapecio superior, independientemente de la causa o el origen, necesitan ejercicios de fortalecimiento del trapecio superior, no estiramientos.
También creo que muchos terapeutas que atienden a personas con dolores de cuello u hombros han olvidado y pasado por alto una función muy importante de los trapecios superiores y es su capacidad para descargar y redistribuir las fuerzas lejos de la columna cervical. Cuando se observa la anatomía de los trapecios superiores, se puede ver que la mayoría de sus fibras se unen al tercio distal de la clavícula y la orientación de estas fibras significa que cuando se contraen giran la clavícula comprimiendo tanto la articulación acromioclavicular como la esternoclavicular. Creo que esta acción puede ayudar a transferir las cargas del brazo y el hombro a través de la clavícula, hacia el esternón y la caja torácica, y posiblemente lejos de las estructuras cervicales irritadas.
Por este motivo, creo que los ejercicios de trapecio superior deberían incluirse también en muchas de las personas con problemas relacionados con el cuello, ya que un trapecio superior más fuerte y resistente podrían ayudar a descargar las estructuras cervicales irritables, o quizás a mejorar la capacidad de estas estructuras para tolerar mejor las cargas y las fuerzas.

A menudo prescribo ejercicios de fortalecimiento de los trapecios superiores a quienes tienen problemas de cuello y hombros desde hace tiempo, con ejercicios como elevaciones laterales, remo vertical e incluso encogimientos de hombros y encogimientos de hombros por encima de la cabeza. Sin embargo, uno de mis ejercicios favoritos para cargar los trapecios superiores es un ejercicio que llamo “encogimiento de hombros como un mono”.

Los encogimientos de hombros como un mono implican sostener una carga en las manos, ya sean bolsas de la compra o botellas de agua. La idea es llevar esta carga por el lado de tu torso hacia tus axilas como si imitaras la posición de un mono, de ahí su nombre. Esta acción obliga a los codos a salir hacia un lado y hacia arriba, y si añades una acción de encogimiento de hombros al final del rango sentirás que realmente activas el músculo trapecio superior increíblemente como te muestro en pantalla. Para no hacer demasiado largo el vídeo he creado una rutina de fortalecimiento de los trapecios a la cual puedes acceder aquí, que tiene varios ejercicios y varias maneras de complicarlos.
Así que espero haberte hecho reflexionar sobre el pobre y demonizado trapecio superior, que no te apresures a culpar a este músculo incomprendido tan a menudo, y que tal vez te lo pienses dos veces antes de lanzarte a dar masajes, estiramientos o clavar agujas al sentir dolor. Espero haber mostrado también cómo el fortalecimiento y la mejora de la capacidad y la tolerancia de los trapecios superiores pueden ser útiles y no perjudiciales para el dolor cervical sobre todo para aquellos con problemas relacionados con el cuello o los hombros.