Llegas a la consulta con un poco de dolor de espalda y después de hacerte una resonancia te dicen que tienes una hernia discal, que no vas a poder hacer deporte de impacto nunca más. No entiendes nada, tu vida ha cambiado por completo en apenas unos minutos. No te preocupes, tener una hernia discal es algo bastante normal, y si no tienes, ni un dolor incapacitante durante más de 3 meses, ni pérdida de fuerza ni pérdida de sensibilidad en tus piernas, no deberías preocuparte para nada. Continua con tu vida normal, haz deporte, siempre es mejor ser activo que estar sentado en el sofá, y añade algunos ejercicios para la espalda en tu día a día. Si te identificas con esta situación revisa el primer comentario he dejado unos cuantos enlaces que te ayudarán a entender mejor lo que te pasa.

#pildorasdesalud